Alén: "No sabemos vincular la estética de la ciudad con la de la Semana Santa"

20 de mayo de 2012

Artista y galardón Francisco Rodríguez Pascual 2012. Creador incansable. Charlamos con Andrés Alén en una entrevista
sobre la estética de la Semana Santa de Salamanca

|| "Me pongo a garabatear y me sale la Hermandad", le escuché decir en el zaguán del Liceo al salir del pregón de Javier Blázquez, cuya edición impresa se encargó de ilustrar. Andrés Alén lo afirmaba a medio camino entre la guasa y la modestia verdadera, dos elementos a veces poco usados en el habla, igual que los materiales que en ocasiones ha empleado en sus obras.

Me cito con él una mañana de domingo pascual entre las ruinas de San Polo. Hace algunas tardes recibió una llamada para anunciarle que la Tertulia Cofrade Pasión le concedía el galardón Francisco Rodríguez Pascual. La entrega se realizará en la Noche Cofrade, una cena en el restaurante Don Mauro el 9 de junio a las 22 horas. La entrevista, fiel en resultado, tuvo más de conversación que de test pregunta-respuesta.

Hablemos de la Semana Santa de Salamanca desde un punto de vista estético. Pero antes, ¿de dónde arranca su vinculación cofrade, antes que artística, con esta celebración popular?
Tengo mis primeros recuerdos en la Borriquilla y la Purísima. Por vínculo familiar pertenezco a la Hermandad Dominicana desde niño. Pero mi hermandad es Amor y Paz. Fue fabuloso estar donde emergía la Semana Santa de nuevo, con el espíritu del 68, la caridad, las ganas de trabajar.

Y participó en bosquejar la procesión del Cristo de la Liberación..
Fue mérito de Daniel Herrero, que reunió a gente del arte y el diseño.

Es un desfile con una idea estética muy clara. ¿Eso abunda?
No sabemos qué queremos hacer estéticamente con nuestra Semana Santa. Tendemos a la "sevillanización" y en realidad, a quien imitamos es a Madrid, que ya ha imitado a Sevilla antes y con algún recurso más. En todo caso,lo que habría que importar es la idea de hermandad, el comportamiento y la cultura de Semana Santa que tienen allí.

Andrés Alén, en una tarde de tertulia | Fotos: Pablo de la Peña
Pero hablamos de la estética. ¿Cuál es el problema en ese aspecto?
No tenemos el gusto acorde con la ciudad. Hay que preguntarse qué hacemos pasar por Compañía. Tenemos un problema de estilo. Salamanca no puede ser el románico de Zamora porque es una ciudad barroca. No podemos tirar hacia un lado, aunque por carácter sí que estamos en Castilla. Estamos entre dos aguas. A veces no es tanto austeridad como pobreza. Debemos encontrar nuestro camino, no copiar sólo a Zamora.
Salamanca no puede ser el románico de Zamora porque es una ciudad barroca, pero en el carácter estamos en Castilla
Y materia prima hay de sobra.
Salamanca tiene el mejor escenario que conozco, pero no sabemos vincular la estética de la ciudad con la de la Semana Santa.

Más allá de los monumentos, ¿qué tenemos de excepcional?
La historia, una cofradía tan antigua como la Vera Cruz, su Dolorosa, los pasos de Carnicero, el hábito del Nazareno, las tallas de Carmona, el Cristo de la Agonía de los Capuchinos, la estética de hermandades nuevas como Amor y Paz, Yacente y Liberación, el Descendimiento (aunque sea mejorable), la vinculación de la ciudad con Jesús Rescatado.

Historia no falta, vaya.
Toda la ciudad debería estar volcada en torno a una institución como la Cofradía de la Vera Cruz que tiene nada menos que quinientos años.
Hay que conseguir que el mundo de la cultura y la universidad no se aparte de la Semana Santa
Tampoco faltan artistas o escritores en una ciudad tan universitaria.
El mundo de la cultura está casi desvinculado de la Semana Santa. La haría retomar otra dimensión. Los Estudiantes, por ejemplo, sí guardan esa vinculación que tuvieron también las hermandades antiguas. Hay que potenciarlo. La cultura universitaria está completamente desvinculada de la Semana Santa. Hay que conseguir que ese mundo no se aparte.

Últimamente, te vemos cerca de la Oración en el Huerto.
Me ha sorprendido la unidad que tienen. Desde que están en el Carmen de Abajo ha dado con un director espiritual como el padre Tomás y tiene ganas de hacer las cosas bien. Hacía tiempo que no veía algo así.
Hacer una procesión es como hacer un cuadro y a la hora de innovar hay que preguntarse qué se aporta
¿Se dejan asesorar las cofradías?
No. Quien hace la Semana Santa es quien trabaja todo el año en ella, pero si en las decisiones importantes se dejaran asesorar, el resultado sería mejor. Hacer una procesión es como hacer un cuadro y a la hora de innovar hay que preguntarse qué se aporta, no fundar por fundar. Para eso, mejor engrosar las filas de otras hermandades. Lo más importante es la vida de la cofradía. Su verdadero potencial es mayor del que parece. A veces se desconoce el yacimiento de talentos que hay en ellas.

¿Qué incorporarías a nuestra Semana Santa?
Es imperdonable que Fernando Mayoral no tenga un paso de Semana Santa en Salamanca. A mí me fascina un misterio como la conversión del Buen Ladrón. Es uno de los pasajes del Evangelio más bonitos, la conversación de una cruz con otra de la que escribió Borges.

No hemos hablado de tu galardón…
Recuerdo sobre todo a Rodríguez Pascual, que no sólo se fijó en el espectáculo, sino en las vivencias de la Semana Santa. Estoy muy agradecido, aunque reivindico el anonimato y estoy entre amigos.

Por Abraham Coco

Noticias relacionadas

Con el soporte de Free WordPress Themes