Manuel González: "Si no trabajamos por quienes debemos trabajar, nada sirve"

24 de octubre de 2018

El nuevo presidente de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz participó el sábado en la Tertulia Cofrade Pasión tras su elección


|| Manuel González Rodríguez, recientemente elegido presidente de la Hermandad del Cristo del Amor y de la Paz, participó el sábado en la Tertulia Cofrade Pasión acompañado por miembros de su junta directiva. En medio de la conversación distendida, reconoció lo importante que ha sido para él llegar a este cargo después de 39 años en la institución. "Me gustaba Amor y Paz y por eso entré en la hermandad". Después comenzó a realizar todo tipo de servicios, primero con Daniel Herrero, de quien aprendió muchas cosas, y después con Rodolfo Pinto y Alejandro Martín. De cada uno recogió lo mejor.

En estas casi cuatro décadas ha vivido infinidad de experiencias, pero, como comentó, predominan las buenas. Y confiaba en que algún día podría llegar a ser presidente, sueño que quería cumplir antes de ser excesivamente mayor. Reconoció, no obstante, que no pensaba asumir el reto en este momento, pero al retirarse de la candidatura Valentín Gómez, en cuya lista figuraba en segundo lugar, “saltó al ruedo” y ganó las elecciones por amplia mayoría.

El reto que afrontan es el de trabajar por la hermandad: “En la junta somos catorce y decidimos para buscar lo mejor para nuestras imágenes". Para él, lo mismo que para toda la directiva, lo más importante son las imágenes titulares. "Si no trabajamos por quienes debemos trabajar, que son nuestras sagradas imágenes, lo que hacemos no sirve de nada", señaló González.

Un momento de la tertulia con Manuel González | Foto: Pablo de la Peña

Sobre la trayectoria de la cofradía en los últimos tiempos, reconoce que hubo épocas mejores, pero también es cierto, según indicó, que recientemente ha aumentado el número de hermanos. Ahora cuenta con unos 650 inscritos. Añadió, además, que fue una pena no haber podido salir en procesión la pasada Semana Santa como consecuencia de la lluvia pues, afirmó, la cifra de hermanos preparados para salir era muy numerosa. De todas formas, así lo asume el presidente, están lejos de las cifras de los años noventa. No porque sean menos, sino porque muchos de ellos, en lugar de desfilar, se quedan entre las filas de espectadores con su medalla. También hay otros que viajan a ver procesiones en otras ciudades, fundamentalmente al sur. A pesar de todo, confía en que en los próximos años la situación mejore.

En cuanto al desfile del Cristo de la Liberación, la segunda salida penitencial de la hermandad, apuntó que se barajan fórmulas para que la asistencia sea buena en ambos casos. Lo más importante, recalcó, es que cualquier hermano de Amor y Paz puede participar en Liberación si dispone del hábito.


Con el soporte de Free WordPress Themes