Fresno cree imprescindible la formación de juntas de gobierno y capellanes

01 de diciembre de 2015

El delegado de piedad popular de Zamora aborda en la Tertulia el futuro de la Semana Santa, que dependerá en su opinión de las relaciones entre las cofradías y las autoridades eclesiástica y civil

|| El delegado de religiosidad popular de la diócesis de Zamora, Javier Fresno, abordó el pasado sábado en la Tertulia Cofrade Pasión el futuro de la Semana Santa y de otras expresiones de la piedad del pueblo. Este sacerdote explicó al inicio de su intervención que "la experiencia religiosa es algo que existe en el ser humano", con independencia de la "intensidad o características" con las que se desarrolle. "La cofradía vive en relación con la Iglesia y el conjunto de la sociedad, y de cómo se desarrollen estos contactos va a depender el futuro de la religiosidad popular", señaló.

Preguntado por el Papa Francisco, recuperó sus palabras, recogidas en el documento de Aparecida, sobre que "la religiosidad popular es un lugar teológico". En su opinión, el Pontífice argentino ha iluminado la acción de la Iglesia y esa reflexión debe ser tenida muy en cuenta en la comprensión de la doctrina en lo que se refiere a la religiosidad popular. Por eso, sobre el abismo que parece separar a la autoridad eclesiástica y a los cofrades, entiende que "debe haber un acercamiento por parte de la primera". Como ejemplo, indicó que en Andalucía se ha avanzado bastante gracias a los planes aprobados en los años ochenta. Aunque opina que no eran buenos en su contenido, por el mero hecho de realizarlos se han obtenido logros interesantes. De ahí que sea perentorio que los obispos tomen conciencia de la importancia que debe tener para la Iglesia la religiosidad popular.

Un momento de la tertulia con Javier Fresno | Fotografías: Pablo de la Peña

No obstante, manifestó que también es imprescindible que dentro de las hermandades surjan corrientes de opinión, puesto que solo de esta manera puede ir calando el mensaje. Para Fresno, la formación de los cofrades no es lo más importante; lo que considera "urgente" es la formación de los dirigentes de las cofradías. En ese sentido, cree relevante que en ellas existan "minorías con las ideas claras para argumentar con criterio". Y es que este sacerdote urge a crear un método científico para abordar las cuestiones relacionadas con la piedad popular. La cuestión se resume en una línea de acción: conciencia clara – criterio científico – defensa efectiva.

Para lograr estos objetivos "hace falta extender la formación básica", reiteró. Y la formación debe llegar a esas minorías: los cursos deben ser para los dirigentes cofrades, con carácter obligatorio si fuese necesario, para los capellanes e incluso para las más altas instancias eclesiásticas, afirmó Fresno, que estuvo acompañado por el presidente y el tesorero de la Junta Pro Semana Santa de Zamora, Antonio Martín Alén y José Tomás.

En su opinión, esa conflictividad entre cofradías y autoridad eclesiástica, junto a la relación con las instituciones políticas, va a determinar el futuro de la religiosidad popular. Las ayudas que reciben las cofradías –reflexionó– no son gratuitas y el precio se ha comenzado a pagar: en algunas ciudades, por ejemplo, hay dirigentes cofrades que han hecho suya la afirmación de los políticos de que la Semana Santa es del pueblo y no de la Iglesia.

Con el soporte de Free WordPress Themes