Enrique Mora clarifica su visión sobre la Semana Santa salmantina en la Tertulia

26 de abril de 2015

Este religioso mercedario participó ayer como invitado tras publicar un artículo interpretado como una crítica a esta asociación cultural

|| Un artículo publicado por el religioso mercedario Enrique Mora González tras la reciente Semana Santa fue el detonante que motivó su participación este sábado en la Tertulia Cofrade Pasión. Conocedor del mundo de las hermandades por sus tareas pastorales en distintos puntos de España, escribió un texto que fue interpretado —de manera errónea tras escuchar al propio autor— como una crítica hacia esta asociación cultural. Félix Torres, presidente de este colectivo, se encargó de presentar a la Tertulia como un grupo abierto y plural, alejado de las expresiones utilizadas en el escrito.

Mora, por su parte, agradecido por la invitación, mostró su deseo de que la Semana Santa tuviese más importancia en la ciudad. En ese sentido quiso escribir su artículo, generalizando en sus críticas, pero sin referirse a nadie en concreto, según matizó. Por eso, al saber cómo se habían entendido sus palabras, sintió, de verdad, que alguien pudiese pensar que se trataba de un ataque directo, aunque reconoció que sí cabía hacerlo de esa forma. El problema al que él aludía no está en la Semana Santa, sino en la ciudad de Salamanca. Y para ello puso como ejemplo la devoción a san Juan de Sahagún, el patrón. ¿Quién se encomienda a él? No se vibra con lo propio.

Algunos de los asistentes a la tertulia con Enrique Mora | Fotos:  J. F. Santos
También explicó giros empleados como "casta de las esencias". Si recurrió a él, fue por estar muy de moda en el contexto político y, aunque hay quien entendió que se refería a la Tertulia, manifestó que no es así. Mora afirmó que una lectura detenida del artículo permitiría comprobar que señala a las voces oficiales de la ciudad, a las estructuras que en distintos niveles tratan de condicionar la vida local. Su intención era llegar a un lugar diferente de los habituales con el fin de estimular. Al hilo de ello aludió a santa Teresa, cuyo gran estímulo fue la decepción y, a partir de ella, cambió su vida.

En líneas generales, constata que la religiosidad popular tiene un gran problema: pone en cuestionamiento las mediaciones salvíficas, pero busca la salvación a partir de las emociones. Y en la emoción está el factor de discusión. El problema, desde su punto de vista, es este, no la Tertulia, como algunos han querido ver. Según indicó, Mora desconocía el fondo que podía haber al interpretar estas palabras. En su opinión, la Semana Santa tiene que canalizar el sentimiento de hoy con las características de hoy. Lo mismo que la Iglesia. Y eso es algo que no puede perderse de vista.

Con el soporte de Free WordPress Themes