Berzosa: "Las cofradías funcionan con frecuencia como parroquias paralelas"

11 de marzo de 2013

El obispo de Ciudad Rodrigo y pregonero de la Semana Santa salmantina de 2013 participó en la tertulia del pasado sábado

|| Raúl Berzosa llegó a la Tertulia con toda su cercanía y su sabiduría. El obispo de Ciudad Rodrigo fue el invitado de la sesión del pasado sábado, a diez días de pronunciar el pregón de la Semana Santa de Salamanca 2013. Además de integrantes de esta asociación, compartieron una interesantísima charla con el joven prelado (55 años), el presidente de la Junta de Cofradías, José Adrián Cornejo, y los hermanos mayores de Jesús Rescatado, Dominicana y Universitaria.

En su primera intervención, Berzosa afirmó que los cristianos tenemos mucha suerte al tener un Dios totalmente diferente al de cualquier otra religión: encarnado y que sufre en la cruz, el gran misterio del cristianismo. "En el pregón diré: Dios es un compañero en el camino del sufrimiento y esto se explica solo desde el amor", anticipó el pregonero. Recordando a Juan Pablo II, señaló que en el cristianismo, "desde el siglo I al XIII se vivió la caridad; del XIV al XIX, la fe, y desde el XIX al XXI la esperanza".

Interpelado sobre la participación de los jóvenes —que en las cofradías abundan— en la Iglesia, declaró que comprende lo difícil que es muchas veces para ellos sintonizar con la vida parroquial, pues "las parroquias para los jóvenes son museos". Y con las hermandades sucede algo parecido: "A veces, no han descubierto la Iglesia Universal. Por eso funcionan frecuentemente como parroquias paralelas: tienen sus templos, sus curas, sus fieles...". Es necesario, apuntó, que la Iglesia sepa ser más atractiva para los cofrades, pero también que las cofradías sean más abiertas.

Tertulia con el obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, pregonero
de la Semana Santa de Salamanca 2013 | Fotos: Pablo de la Peña
En cualquier caso, fue optimista al asegurar que "no hay que tener miedo a experimentar nuevas fórmulas de evangelización", poner en práctica lo que denomina "la pastoral de la zapatilla", es decir, salir a la calle a buscar a los jóvenes. Jesús, en el evangelio, no dice cómo deben ser las ovejas, pero sí indica cómo deben actuar los pastores: "Deben acercarse a los cofrades, para que los cofrades se sientan queridos. Párrocos y capellanes deben ser humildes y acercarse a los cofrades". En esta línea, cree que sería bueno que los capellanes de cofradías tuviesen reuniones periódicas.

"En una cofradía hay muchas dimensiones: cultura, amistad... y encuentro con la fe. No hay que tener prisa por llegar a la más importante", afirmó. Piensa que todas las dimensiones son buenas, y aunque el fin último siempre debe estar presente, no es bueno precipitarlo. En una cofradía hay que ir creciendo y madurando. A este respecto, aventuró que podría ser interesante estudiar la posibilidad de que en las cofradías hubiese una especie de postulantado o noviciado, igual que otras realidades eclesiales.

Con el soporte de Free WordPress Themes