"La religiosidad popular es más facilona, lo mismo en Navidad que en Semana Santa"

02 de diciembre de 2012

Moncho Campos, párroco de Calvarrasa de Arriba, compartió en la Tertulia su crítica visión con el mundo de la religiosidad popular y explicó aspectos de los pasajes bíblicos de la Natividad

|| La Tertulia Cofrade Pasión vivió este sábado un ejercicio de confrontación de ideas. Dos décadas lleva dedicada al estudio y la divulgación de la religiosidad popular y, sin embargo, el protagonista de la tarde fue Moncho Campos, sacerdote con reticencias hacia esta forma con las que miles de cristianos se integran en la Iglesia. "La religiosidad popular es más facilona, lo mismo en la Navidad que en la Semana Santa. No es que sea mala, pero las devociones populares no hacen seguidores de Jesús. El Evangelio sí, porque en el Evangelio lo que más se repite es que el cristiano, ante todo, debe ser discípulo de Jesús", declaró el párroco de Calvarrasa de Arriba en una sesión centrada en la religiosidad popular en la Navidad.

Campos fundamentó su intervención en que "la religiosidad popular se ha quedado en la Edad Media, por eso da tanta importancia a la escenografía" y apenas si se fija en el fondo, opina. Como solución a lo que entiende como un defecto, propone acudir a la Escritura. Leerla poco, pero bien, para entender su mensaje y descubrir qué se debe celebrar realmente.

Explicó que los primeros pasajes de los evangelios que se escribieron fueron los relatos de la Pasión, por ser los más importantes. Después vendría los de Resurrección y por último la infancia de Cristo. Hasta el siglo IV, señaló, la gran fiesta de los cristianos fue la Pascua. Esto cambió cuando, para no participar en las fiestas paganas del solsticio de invierno, los cristianos comenzaron a recordar el nacimiento de Jesucristo.

Sin embargo, una lectura crítica del Evangelio evidencia que existe un desconocimiento de su niñez: "Todo lo que se dice está fundamentado en figuras literarias". De ahí a que haya que entenderlo desde la simbología, a lo que se suma lo añadido por la tradición. Aunque no se justifica desde un punto de vista histórico, no tiene por qué afectar a la tradición belenística.

Con el soporte de Free WordPress Themes