"Queremos unir esfuerzos para promover un voluntariado entre las cofradías"

18 de diciembre de 2012

Representantes de Jesús Rescatado, Yacente y Despojado y el responsable de cofradías del Equipo Diocesano de Pastoral
centran una tertulia sobre la caridad en las hermandades

|| La caridad no se mide solo en euros. Las cofradías, que en su origen tuvieron un fin principalmente caritativo, mantienen hoy en día esta labor, aunque en la mayor parte de los casos en Salamanca lo hacen a través de aportaciones económicas. Sin embargo, cuatro cofradías acaban de sentar las bases para iniciar un proyecto conjunto que permita promover el voluntariado entre las hermandades. Ese fue uno de los datos aportados por los participantes en la sesión del pasado sábado en la Tertulia Cofrade Pasión, que abordó esta generosa faceta de unas instituciones que no se limitan únicamente a las procesiones anuales.

En el encuentro participaron Álvaro Gómez, hermano mayor de Jesús Despojado, invitado por haber hecho de la caridad un distintivo de su cofradía desde su reciente fundación; Marisa Beltrán, secretaria de Cristo Yacente, la primera hermandad que fijó en Asamblea General destinar un porcentaje de sus ingresos a caridad; Martina Hernández y José Javier Pérez, vocal de caridad y tesorero de Jesús Rescatado, la que cuantitativamente más destinas a estas obras; y Tomás González, responsable del área de cofradías en el Equipo Diocesano de Pastoral.

Fue Gómez quien avanzó los primeros detalles del plan común surgido al hilo del Año de la Fe. Las cofradías de la Vera Cruz, Jesús Rescatado, Universitaria y Jesús Despojado acudieron a llamada de la diócesis para iniciar el diálogo con el objetivo de que la caridad no se quede solo en las juntas de gobierno de las hermandades. Es decir, aunar esfuerzos, establecer los cauces apropiados, sensibilizar, diagnosticar y decidir en qué se puede trabajar, siempre con el asesoramiento de Cáritas, que ya ha mostrado su disposición a ello. Será una forma de buscar el compromiso individual de pequeños grupos de cofrades para ejecutar acciones sociales concretas que necesitarían, no obstante, una formación previa.

Algunos participantes de la tertulia | Fotos: Ferreira Cunquero
El entrecomillado que titula esta noticia no lo pronunció nadie en concreto, sino que es el resumen de una tertulia la última de 2012 y que terminó en brindis por los buenos deseos venideros en la que también se abordaron aspectos como los pros y contras de publicitar las actividades caritativas, algo en lo que sería deseable un equilibrio, o la importancia de que la primera caridad se produzca, precisamente, en el seno de la hermandad.

Con el soporte de Free WordPress Themes