"Las hermandades podrán realizar aportaciones a la normativa diocesana"

31 de octubre de 2016

La Coordinadora Diocesana de Cofradías, que trabaja por la inserción de estas en la Iglesia local, participó en la Tertulia Cofrade Pasión

|| Se abren nuevos tiempos para las hermandades en la Iglesia salmantina. Con el respaldo del obispo, la Coordinadora Diocesana de Cofradías capitanea esa etapa que llega tras la celebración de la Asamblea, donde las cofradías han estado presentes a través de un grupo, de los casi 200 inscritos, formado por una docena de personas. Tres miembros de la Coordinadora participaron el pasado sábado en la Tertulia Cofrade Pasión, donde resumieron el trabajo realizado y los pasos que se darán ahora. Fueron Tomás González, Pedro Martín y Chony Mulas, que protagonizaron una sesión amena e instructiva. "Las cofradías podrán hacer aportaciones a la normativa diocesana", comentaron sobre un documento que se propondrá como "un traje a medida, que vista sin oprimir y que facilite la inserción e identificación de las cofradías con las estructuras de la diócesis".

González Blázquez recapituló el sentido de la Asamblea, convocada durante los dos últimos cursos con "un matiz misionero", y que tuvo en el plan diocesano de pastoral su génesis. Martín detalló las conclusiones de este proceso, que en breve serán publicadas. Se dividen en tres apartados. El primero de ellos constata "la presencia de dones, pero también que hay un enfriamiento espiritual". El segundo anima a "ser conscientes de la necesidad de a Iglesia como instrumento de salvación". El tercero aboga por "una renovación espiritual y de las estructuras, para actualizar la Iglesia de siempre al signo de os tiempos". "Las cofradías, como parte de ella, deben sentir que este mensaje también es para ellas", manifestó Martín.

Un momento de la tertulia con la Coordinadora de Cofrafías | Fotografías: JFSB
Finalmente, Mulas se centró en las propuestas concretas surgidas de la Asamblea y en cómo afectan a las cofradías: "buscar los caminos para que la religiosidad popular conduzca siempre a la celebración dominical; participar en los proyectos de renovación pastoral; la asunción de mayor responsabilidad por parte de los laicos e incentivar la pastoral juvenil y vocación dentro de las hermandades". Mulas, hermana mayor de la Soledad de Peñaranda de Bracamonte, constató desde su experiencia que "las cofradías siempre han demandado estar dentro de esas estructuras diocesanas, aunque esta reivindicación choca con el hecho de no querer cumplir algunas normas". Desde su perspectiva, recordó la importancia de que este marco diocesano, que afectará a cofradías penitenciales, sacramentales y de gloria, tenga en cuenta la realidad del rural.

Con el soporte de Free WordPress Themes