"Quizá se debería explicar lo fundamental de la deliberación a los participantes"

08 de noviembre de 2015

Enrique Carrascal, Alfonso Barco, H. S. Tomé, Pablo de la Peña y Carlos Vicente debaten en torno a la fotografía procesional

|| La fotografía procesional fue objeto ayer de debate en la Tertulia Cofrade Pasión. Tras la elección de la imagen que servirá como cartel oficial de la Semana Santa de Salamanca 2016, varios miembros del jurado y uno de los ganadores asistieron a esta sesión. Especialmente prolija fue la intervención de Enrique Carrascal, que participó en la elección de la ganadora. Comenzó por reconocer que "los concursos siempre están sujetos a discrepancias porque entran en juego múltiples factores" y expuso que, en su caso, se fija "en aquellas que dicen algo y que también dejan una parte a la imaginación".

Explicó que "hay fotografías bonitas que no son buenas y otras buenas que no son bonitas". Apuntó que él nunca daría el premio al primer plano de una imagen, por mucho valor que pueda tener, "porque el mérito sería del imaginero". Se refirió, por ejemplo, a la instantánea ganadora de 2013, de Iván Marcos, porque "decía muchísimas cosas aunque no fuese la estampa clásica". En su opinión, "el nivel del concurso este año ha sido muy bajo", con fotografías "desenfocadas, oscuras y mal compuestas".

Sobre la vencedora, de Manuel López, manifestó que "indudablemente es buena. Aunque no es estética, tiene valores como la momentaneidad, el esfuerzo o la capacidad de recoger un instante casual". Del segundo galardonado, valoró su atmósfera "muy cinematográfica". "De haber tenido una mejor composición hubiera sido un gran primer premio", indicó. "El jurado no puede quedarse solo en la vistosidad o espectacularidad", reiteró. También se mostró partidario de "invitar a posteriori a los participantes en el concurso para explicarles lo fundamental de las deliberaciones".


Carrascal: "Quizá se debería invitar a posteriori a los participantes para explicarles la deliberación"

Le escuchó Alfonso Barco, precisamente segundo premio con la imagen comentada. Lamentó que cada edición "se da la misma polémica" y recordó que como fotógrafo le convocan "para un concurso fotográfico", por lo que "convendría separar la fotografía del marketing o la cartelería posterior". Él busca hacer buenas fotografías, sin pensar en vender Salamanca o hacer publicidad de las imágenes o calles. De hecho, señaló que "cuando en las bases se obligaba a incluir el monumento, la creatividad se reducía mucho".


Alfonso Barco: "Convendría separar la fotografía del marketing o la cartelería posterior"

El tercero en intervenir fue H. S. Tomé, uno de los dos fotógrafos que cribó el material presentado al concurso. Aunque se ha criticado el alto listón, aseguró que se fue "condescendiente". Expuso que "las polémicas son inevitables porque todos los participantes están convencidos de que sus fotos son las mejores". Sin embargo, cree que "falta muchísima formación". Y lo apunta a tenor de su conocimiento de los concursantes, a quienes en numerosos casos conoce y con quienes ha hablado. Por todo ello, no entiende que "amparándose en el anonimato de los medios digitales haya personas que juzgan sin conocimiento de causa, incurriendo en falsedades".


H. S. Tomé: "Falta formación. Fuimos condescendientes"

Junto a Carrascal, Pablo de la Peña también fue jurado en la elección final. Desde su punto de vista, "en la Semana Santa se da el problema de la tradición. Los cofrades están habituados a unas costumbres y gustos estéticos y les resulta muy difícil aceptar las innovaciones". Asimismo, advirtió que "hay que tener en cuenta que el concurso es muy popular".


Pablo de la Peña: "Los cofrades están habituados a costumbres y gustos y les resulta difícil innovaciones"

El último en intervenir fue Carlos Vicente, quien participó en las votaciones como miembro del Consejo Rector de la Junta de Cofradías. "Los cofrades no tienen en cuenta lo que hay detrás una foto y lamentablemente solo miran si está su cofradía o su imagen o miran el número de veces que sale cada una para hacer acusaciones sin fundamento, llegando incluso a la descalificación personal", afirmó. De ahí que pida "más rigor al juzgar".


Carlos Vicente: "Se cuenta el número de veces que sala cada cofradía para hacer acusaciones sin fundamento"

Con el soporte de Free WordPress Themes