Capirotes, niebla y espátulas

23 de enero de 2011

Alfonso Cuñado termina el cartel "Pasión en
Salamanca 2012" que será presentado el 24 de febrero

|| La niebla engulle las torres catedralicias y entro en el taller de Alfonso Cuñado.

La derrota momentánea de los fortines sagrados de Salamanca contrasta con el triunfo de este militar de la química y de la espátula, vencedor de la batalla que ha mantenido en su cuartel de silencio con la libertad creativa durante el último mes. Aún se observan restos de ella. Ahí quedan los despojos: la radiografía de una pelvis sin el trozo que sirvió para extender la pintura, botes exhaustos, coágulos de colores sobre la mesa.

El pintor ha vivido la pasada Navidad una Semana Santa anticipada.

Desde el 19 de enero, Alfonso Cuñado tiene terminado el cartel con el que la Tertulia Cofrade Pasión anunciará la próxima Cuaresma las procesiones de este 2012.

Cuando en diciembre recibió el encargo de realizar un cuadro para pregonar la llegada de los días santos en la ciudad comenzó a empaparse de vídeos a través de YouTube. Grabaciones tomadas desde las aceras donde muchos cofrades, que todavía no saben que lo son, vieron y filmaron el paso de sus cristos y vírgenes. No era fácil elegir.

El pintor se decantó por una escena. Fiel a su estilo y a su técnica la ha llevado de su imaginación a la tabla. El resultado, que no se desvelará hasta el 24 de febrero, aúna tres rasgos: la cruz como símbolo universal del cristianismo, el capirote por su sentido de penitencia y de anonimato y la salida, ese instante tan especial para cofrades y tallas que por una horas abandonan su clausura y dejan atrás el templo. Una trilogía tan importante para Alfonso que, en la primera conversación, al volante de su coche, ya la comenta.

Atrás quedan las nubes hambrientas.

Todo comenzó con varias imprimaciones en blanco: las primeras caricias sobre la tabla, claves para las transparencias y texturas con las que jugará Alfonso. "Es un cuadro de atrás hacia delante, de lo abstracto a lo figurativo", explica. El artista ha grabado su proceso de gestación, flexible a la improvisación como vía para encauzar una inspiración que va descubriendo el desenlace en un vídeo de 15 minutos.

"Muchas de las horas pintando se dedican a observar", apunta. El pintor es el primer espectador que descubre emociones en la composición que nace. Modifica, añade, quita, redescubre. Y así hasta alumbrar una escena identificable desde lo abstracto.

Un nuevo cartel "Pasión en Salamanca" está listo. Otro regalo a nuestra Semana Santa.

Por Abraham Coco

Con el soporte de Free WordPress Themes