Reflexiones sobre la restauración devocional con Isabel Pantaleón

15 de enero de 2011

La restauradora sostiene que su labor debe limitarse a sanear y conservar la obra de arte, mientras que el mundo cofrade aboga por intervenir en pro del fervor popular

Interesante debate el que se suscitó en torno a la restauración con la visita de Isabel Pantaleón a la Tertulia Cofrade Pasión. La restauradora participó en la tarde de ayer en una animada charla en la que defendió que su labor debe limitarse a sanear y conservar la obra de arte, pero sin dejar su huella en ella. En su opinión, que expuso en el local de esta asociación, todo lo que se añada o retoque debe notarse, para que se sepa qué es original y qué no.

Un momento de la tertulia con Isabel Pantaleón
Sin embargo, el mundo cofrade entiende en muchas ocasiones que con las imágenes de devoción el objetivo no siempre es ese, sino que las tallas están al servicio del culto y hay que enmendar, por ejemplo, la falta de un dedo o de policromía en determinadas zonas. Es la discusión que enfrenta los intereses de que quienes buscan que el lucimiento de la imagen y el restaurador, obligado por ley a no intervenir sobre ella como si fuese el artista.

La restauradora dejó su firma en el libro de visitas de la Tertulia Cofrade Pasión
Las reflexiones de Pantaleón, artífice de las restauraciones de buena parte del patrimonio artístico procesional de las cofradías salmantinas, sobre diversos aspectos del mantenimiento de las imágenes –algunas inevitables como los cambios de temperatura o la manipulación para el culto o procesiones- y, en ocasones, la falta de cuidado, concluye a pensar que sería bueno recibir nociones sobre el manejo del patrimonio procesional.

Con el soporte de Free WordPress Themes